Toda la creación está en constante movimiento, nada en lo absoluto permanece inerte. Todo se encuentra en constante evolución y transformación, todos los seres vivos generan energía, como ejemplo se puede encontrar el calor creado por nuestros cuerpos. El origen de dicha energía pasa por diferentes procesos químicos y físicos que ocurren a nivel celular, recibimos los componentes externos que permiten a nuestras celulas a nivel mitocondrial transformarlos en otros elementos que a su vez, son usados por agrupamientos de células más complejas como los órganos, músculos, huesos, etc. cada uno con su respectiva función que permite sustentar la vida. Todo esto ha sido ya demostrado por la ciencia, y aún así; el hombre sigue en un proceso continuo de búsqueda incansable de más conocimiento, para un mejor entendimiento del funcionamiento del fascinante cuerpo humano.

La naturaleza nos ofrece  la materia que es visible (agua, vegetales, frutos, etc) y que nos sirven para sustentar nuestra vida en el planeta, sin embargo; hay elementos presentes que también son esenciales y que no podemos ver, por ejemplo: el aire. La razón por la que no logramos verlo, es porque está compuesto de múltiples gases, las moléculas de los gases se mueven (vibran) con mayor velocidad, lo que hace imposible ser capturados por nuestros ojos. Cuando las moléculas vibran con menor velocidad, como es el caso de los sólidos; nos dan la sensación que estos se encuentran inmóviles, en estado de reposo; y por ello podemos entonces captarlos a través del sentido de la vista.

Existen otros elementos que vibran aún mucho mas rápido que los gases, y por ende son más difíciles de percibir; inclusive por complejos equipos científicos (como los espectrometros), a esos elementos se les considera desde el pundo de vista exotérico, como elementos etéricos, ya que se encuentran y forman parte del éter.

Cuando respiramos, no solo recibimos el aire que necesitamos para efectuar el proceso de la respiración, sino que también; recibimos lo que los orientales denominan Prana, el Prana forma parte de esas regiones etéricas del plano físico que son invisibles para la mayoria de los seres humanos; el prana nos ofrece la energía vital que alimenta nuestro cuerpo energético, que es la conexión con nuestro cuerpo físico y el cuerpo astral. Cuando respiramos de manera pausada y consciente, nos permite a través de nuestros chakras; la canalización de esa energía  hacia nuestro cuerpo astral.

Cuando usamos la respiración como un catalizador para alcanzar y mantenernos en equilibrio, aumentamos nuestros niveles de vibración energética. Imaginemos por un momento que nuestros pensamientos y deseos, dependiendo de que tipo sean; tienen su propia vibración. Los pensamientos y deseos negativos como la rabia, el rencor, egoismo, envidia, etc. vibran a frecuencias muy bajas; mientras que el amor, la armonia, la paz, la generosidad, el respeto, etc. vibran a frecuencias más altas. Si por algún motivo, nos encontramos en un momento particular, furiosos por un acontencimiento que nos ha afectado; inmediatamente esto impacta nuestros chakras, muy en específico al chakra ubicado en la boca del estómago; por esta razón es que muchas veces cuando estamos enojados sentimos una puntada en el estómago, acidez, o indigestión. Esto debido a que el chakra deja de girar de manera adecuada, afectando el flujo de energía entre el cuerpo energético y el cuerpo físico, reflejándose en el área donde se ubica el Chakra. Esta situación altera nuestro nivel vibratorio en general, y como cualquier radio AM/FM vamos a sintonizar energías que vibran a la frecuencia que estemos generando; por lo que abrimos puertas a elementales, astrales y otro tipos de entidades que vibran tambien en niveles muy densos, compartiendo la misma emoción. Éstas entidades que se encuentran en los planos astrales, no poseen un cuerpo físico ni un cuerpo vital; por lo que no tienen la capacidad de usar el prana para convertirlo en la energia vital que nos mantiene vivos, como consecuencia para poder seguir existiendo en esas capas densas del plano astral, necesitan succionar la energia vital de los vivos.

A éstas entidades les conviene que nos mantengamos vibrando muy bajo, es la manera que los mantiene conectados cual parásito a nuestro cuerpo astral, alimentándose de nuestra energía; aumentando en nuestros pensamientos más ideas que justifiquen nuestra frustración, lo que conlleva a mantenernos aún más enojados. Esta situación se repite para cada tipo de pensamiento o acción negativa,  todas generan bajas vibraciones como el caso del rencor, los celos, envidia, rabia, etc.

Cuando por el contrario vibramos con pensamientos e ideas positivas, éstas nos abren las puertas a elementales y astrales que vibran también en capas más elevadas de conciencia; abrimos entonces las puertas a nuestros guías, maestros y seres de alta energía vibratoria que nos ayudan a crecer, evolucionar y a mantenermos en completa armonía y equilibrio.

Es por ello que estados alterados de consciencia, a través de la meditación profunda; sin importar el credo o la religión que se practique, nos permite mantenernos en estado de armonía; nos ayuda a cerrar puertas a energías densas y por el contrario a abrirlas a energías de alta evolución. Es importante ser constantes en el trabajo interno, es clave entonces salir del modo automático en el que nos encontramos, sumidos bajo una consciencia  colectiva que ha creado en nosotros las paredes y las rejas de nuestra propia carcel, con parámetros sociales que nos hacen cuestionarnos a cada momento y compararnos a un patrón establecido, que se fijó por la sociedad como el correcto, cristalizando al ego y alejándonos aún más de la comunión con nuestra esencia, con nuestro dios, con nuestra verdad.

Es difícil mantenerse en equilibrio, es una ardua tarea lograr vibrar alto constantemente, y de esta manera lograr estar rodeados de energías de alta vibración; es difícil porque al estar en el plano físico somos esclavos de la sociedad y las leyes del hombre. Tenemos que enfrentarnos diariamente a una lucha constante de superación material, a problemas económicos, familiares, de salud, etc. cuando por el contrario, deberíamos enfocarnos en callar nuestra mente, para que de esta manera se manifieste nuestra alma. Esta comunión con nuestra esencia abrirá las puertas que necesitamos para alcanzar el éxito que todos añoramos y esperamos alcanzar en nuestro recorrido por esta vida sin generar karmas negativos.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s